En Guadalajara fue, donde yo me enamoré.

Iba caminando por la Calzada cuando me paró el semáforo. Al otro lado de la calle divisé una pareja besándose sin ningún pudor. El mundo giraba a su alrededor y a ellos les tenía sin cuidado. Tenía la cámara preparada y los enfoqué.

Preludio.
El beso.
Climax.
Epílogo.
Epílogo.

Cuando crucé la calle pasaron junto a mí con esa mirada de drogados por las feromonas. Me pregunté a donde irían, ¿serían amantes? Me dieron esa sensación de que algo escondían. Quizá habían salido de sus casas dejando a sus parejas con cualquier pretexto. Quizá primero irían a comer, después pasarían a las nieves del parque Morelos y después de besarse y agasajarse en el parque, quizá terminarían saciando su deseo en algún motel barato. O quizá simplemente eran dos novios de lo más normales y yo era un viejo amargado y pudoroso.

Anuncios

4 thoughts on “En Guadalajara fue, donde yo me enamoré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s