Pátzcuaro y la muerte

Quizá en ningún lugar se celebra la muerte como en esa pequeña región ubicada en Michoacán. Cada año en Pátzcuaro, a las vísperas del 2 de noviembre, los habitantes le rinden culto a sus difuntos mediante altares y ofrendas. Se supone que el espíritu del difunto visita a sus seres queridos, siendo el altar la puerta de entrada a este mundo. Sin embargo, más allá de estos elementos paranormales, la muerte se convierte en un lazo social que une a las familias y vecinos en pos del recuerdo de la persona fallecida. Realmente se siente un ambiente de fiesta en las calles, los habitantes se preparan días atrás en la construcción de los altares, el adornamiento de las calles, las cocinan preparan los manjares que degustará de nuevo el espíritu visitante; y es que al final (se crea o no en otra forma de existencia), no hay otra muerte más que el olvido. La ofrenda y el altar tienen, pues, el único sentido de mantener viva la existencia del difunto a través del recuerdo en las generaciones posteriores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s