El hartazgo

Un eco recorre todo México. Es el eco de la impotencia, del miedo, de la rabia contenida, del ya basta. Hoy el hartazgo se debió por la violencia usada contra el magisterio de Oaxaca el pasado domingo (http://goo.gl/1RmPiz), pero pudo ser cualquier otra situación en la que los derechos civiles se hubieran visto violentados para que la gente saliera a protestar y mostrar su molestia hacia los que gobiernan el país. El sexenio de Peña Nieto se caracterizará por la mano dura y la imposición de unas reformas que solo benefician a unos cuantos. Atrás quedará un gobierno odiado por una gran parte de la población. Es el sexenio de las marchas y del hartazgo. Solo no debemos olvidarlo; que sirva esto como una voz de la conciencia para no repetir los mismo errores del pasado.

El puente Matute Remus.

Hace algunos días participé en una caminata fotográfica, era la segunda en la cual me había inscrito. La primera era mundial, se celebraba en no sé cuántos países. Esta era únicamente local y estaba organizada por una escuela de fotografía. Yo asistí con el pretexto de sacar la cámara a pasear un rato. El lugar elegido para hacer la caminata fue una de las  nuevas “joyas” arquitectónicas preferidas por los tapatíos*; el puente Matute Remus. Para mí no es más que un simple puente atirantado que sirve como paso a desnivel en una de las avenidas más transitadas de la ya caótica Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG). Su particularidad y presunta belleza estriba en dos grandes estructuras en forma de escuadra pintadas de blanco que por las noches se iluminan de diferentes colores dándole un aspecto vanguardista y especialmente atractivo para fotografiarlo.

Llegué temprano a la cita, se nos pidió puntualidad. Rápidamente divisé el punto de reunión, ya que había tres personas con cámaras y tripies en mano; la fiesta frikie era ahí, no me cabía la menor duda. Soy un tipo reservado de inicio, y al cual se le dificulta iniciar una conversación con personas desconocidas, así compartan alguna pasión. Saludé y me senté. Ellos siguieron hablando sobre si era su primera caminata, sobre si sabían usar la cámara, que si habían estudiado fotografía, que no se animaban a salir solos y que les parecía una excelente oportunidad esta experiencia, en fin, se estaban conociendo. Poco a poco el grupo fue creciendo y las charlas motivacionales sobre lo bello de este hobby seguían siendo el trending topig de la conversación del grupo.

Esperando la hora de salir a la caminata.
Esperando a al grupo y a que se diera la hora (click en la imagen para verla mejor).

Como a eso de las ocho de la noche llegó el organizador y nos comentó que iría primero a reconocer el terreno, mientras lo teníamos que esperar. Cuando regresó, nos dio algunas instrucciones para no tener problemas y para que todo se llevara en orden. A las 8:30 pm el sol daba sus últimos suspiros, así que esperamos hasta que se oscureciera para comenzar a apretar el gatillo de nuestros juguetes.

Los últimos suspiros de la luz del sol.
Los últimos suspiros de la luz del sol (click en la imagen para verla mejor).

Los que antes habían hecho amistad hicieron grupo y se fueron juntos a tomar fotos; poco a poco me fui quedando solo, esperando que alguno me hiciera una atenta invitación a unirmele. Pero al parecer la táctica de llegar directamente a sentarme sin comenzar relación alguna no dio buenos resultados. Finalmente el sol desapareció y todos los del grupo también. Me quedé solo analizando un poco lo que haría, por dónde empezaría, cuántas fotos tomaría y cómo las haría. En ese sentido quedarme solo pudo al menos ayudarme a hacer un ejercicio de introspección. Noté que el cielo estaba levemente nublado y pensé que una lluvia jodería todos mis planes, así que me apresuré a realizar las tomas.

Lluvia que ladra no llueve.
Lluvia que ladra no llueve (click en la imagen para verla mejor).

Por fortuna las nubes se desbalagaron, así que comencé. Bajo el puente se pueden lograr tomas espectaculares, ya que su punto de fuga y la danza de colores lo vuelven hipnotizante. En medio del puente hay un pequeño monumento a Matute Ramus, el cual, dicho sea de paso, ha sido el ingeniero más importante que ha parido la perla tapatía* (supongo que por ello es uno de los hijos ilustres de la ciudad). Cuenta la leyenda, y wikipedia, que fue capaz de mover doce metros el solo (la soledad no siempre es mala) un edificio de 1700 toneladas sin que nadie sintiera nada (https://goo.gl/C4iKAI).

Don Matute contemplando el ocaso.
Don Matute contemplando el ocaso (Haz click en la imagen para verla mejor).
Monumento a Matute Remus.
Monumento a Matute Remus (Haz click en la imagen para verla mejor).

La noche dio paso a un espectacular juego de luces. Hice varias tomas y al final resultaron algunas interesantes del puente:

Puente Matute Remus.
Puente Matute Remus (Haz click en la imagen para verla mejor).
Puente Matute Remus (Haz click en la imagen para verla mejor)
Puente Matute Remus (Haz click en la imagen para verla mejor)
Puente Matute Remus (Haz click en la imagen para verla mejor).
Puente Matute Remus (Haz click en la imagen para verla mejor).

La noche avanzaba, y las rutas de camiones estaban por finalizar su jornada. Caminé a la parada del bus, mientras los demás seguían hablando y apretando el botón. En la foto del grupo no aparecería pero me tenía sin cuidado, la mayoría eran individuos pudientes que tenían un auto y no se preocupaban por esperar el camión. Antes de subirme al bus fui a una glorieta cercana y tomé mi última foto.

Exhausto, guardé mis cosas y esperé a que el colectivo pasará. La próxima vez haré amigos.

La estampida (Glorieta de los caballos).
La estampida (Glorieta de los caballos).

Aquí pueden ver toda la galería:

https://www.facebook.com/media/set/set=a.1556501437930060.1073741833.1554043974842473&type=3 __________________________________________________________________

*Tapatío: gentilicio para los habitantes de Guadalajara.

*Perla tapatía: Guadalajara.

El centro.

Casi todos los centros de quizá todas las ciudades son bonitos. En esas pocas excepciones que no lo son creo que se encuentra el centro de mi ciudad, Guadalajara. Cuando era niño, me gustaba ir al centro con mis padres, ahí nos llevaban a los tacos del ahora desaparecido mercado Corona. Comíamos nieves o tomábamos alguna agua fresca; recorríamos el parque Morelos, nos dirigíamos a la Calzada y llegábamos al mercado de San Juan de Dios, imperio del comercio pirata. Mi papá compraba películas, discos; y cuando era diciembre y se llegaba el aguinaldo, me tocaban mis tenis y ropa nueva. Me gustaba ir al centro por un sentido más que nada familiar.

Atardecer en el barrio de San Juan de Dios.
Atardecer en el barrio de San Juan de Dios.
Parque Morelos.
Parque Morelos.

Ahora que soy un grandulón robusto y amargado, no me gusta ir tanto al centro. De todos los centros históricos que he visto, considero al de mi ciudad uno de los mas feos. Los gobiernos en turno se han preocupado poco de este espacio para la ciudadania. Basta darnos una vuelta para corroborarlo: botes llenos de basura que se derrama en las calles, poca iluminación, montónes de puestos informales, caos víal, obras incompletas, banquetas destruidas, edificios antiguos abandonados, más caos vial.

Edificio antiguo y deteriorado sobre la calle Obregón.
Edificio antiguo y deteriorado sobre la calle Obregón.
Ajetreo en las calles del centro.
Ajetreo en las calles del centro.

El centro de Guadalajara, por otro lado, te hace dar cuenta de las diferencias existentes entre los tapatíos. Yendo para el Oeste de la ciudad, pasando el parque Revolución, comienza la parte de Guadalajara de los acomodados, la moderna, la de los grandes centros comerciales, la de Chapultepec, la de los restaurantes, la de los jóvenes, la cosmopolita, la que se convierte en Zapopán. Por el contrario, cruzando hacia el Este, apenas llegamos a la Calzada Independencia, vemos la otra Guadalara, la popular, la olorienta, la antigua, la de los restaurantes chinos y rosticerias, la de los cholos, la de la falluca, la del Estadio Jalisco, la de los mercados, la de ropa de segunda, la de los edificios y casonas caídas.

Una de las avenidas más importantes de la ciudad: La Calzada Independencia.
Una de las avenidas más importantes de la ciudad: La Calzada Independencia.
Calzada Independencia.
Calzada Independencia.
Esperando a que termine el día.
Esperando a que termine el día.
El supermercado de la angustia.
El supermercado de la angustia.
Boleros tomando una pausa.
Boleros tomando una pausa.

Aún recuerdo sin embargo mis recorridos al centro, agarrado de la mano de mis padres. Por momentos quisiera que se hubiera detenido ahí el tiempo, por momentos recuerdo cuánto me gustaba el centro.

Plaza de Armas.
Hospicio Cabañas.
Hospicio Cabañas.
Teatro Degollado.
Teatro Degollado.

Los Arcos.

Mientras toda la ciudad estaba vacia por las vacaciones de semana santa y pascua, yo me alcé temprano para ir a capturar algunas tomas de uno de los monumentos más representativos de la ciudad: Los Arcos. Este monumento trata de imitar los Arcos del Triunfo europeos (Guadalajara se caracteriza por una fuerte influencia neoclásica en su arquitectura) y fueron construidos para celebrar los 400 años de la fundación de la ciudad. En los costados de los arcos se encuentran escritas dos frases: “Una estancia agradable, es garantía de regreso”, “Guadalajara, ciudad hospitalaria” (wikipedia dixit).

El cielo no ayudaba mucho, ya que estaba levemente nublado; después de las 7 am el sol comenzó a ponerse lo que me permitió capturar algunas tomas interesantes. Finalmente estuve probando realizar una panorámica. Hacer panorámicas es siempre un reto, ya que mediante varias fotos se busca abarcar el mayor rango de perspectiva posible, el resultado no lo ves hasta después de la edición, a veces puede ser decepcionante pero otras una alegría, una sensación similar a cuando abres un regalo. Por fortuna la panorámica de los Arcos no me salió del todo mal.

_MG_0015 (3)
(Haz click en la imagen para verla mejor)
_MG_0004 (2)
(Haz click en la imagen para verla mejor)
_MG_0156-_MG_0160
Panorámica de los Arcos. (Haz click en la imagen para verla mejor)

El tianguis cultural.

Cada sábado, desde las 11 am hasta las 17 pm, se instala en la Plaza Juárez el tianguis cultural. Recuerdo que cuando empezó mi juventud comencé a visitarlo asiduamente. Ahí compraba discos y playeras de bandas de punk y hardcore que jamás hubiera podido conseguir – aún no existía youtube ni amazon – en México.

La plaza Juaréz, bajo un día lluvioso.
La plaza Juaréz, bajo un día lluvioso (haz click en la imagen para verla mejor).
Edificio Guadalupe Victoria, construído bajo la dirección de Pensiones del Estado en la década de los 60's. Este edificio lleva alrededor de 20 años en completo abandono. "Pasó de ser una gran promesa de vivienda (pocos espacios en la ciudad tienen el privilegio de contar con una vista tan agradable como lo es el Parque Agua Azúl, estar al cruce de dos avenidas importantes, como lo es la Calzada Independencia y Washington, y sobre todo, formar parte de un espacio único en la ciudad como lo es el Tianguis Cultural en la plaza Juárez) a un emblema de promesas inconclusas y poco interés en materia de viviendas por parte del Gobierno del Estado. (http://goo.gl/tt3KP4)
Edificio Guadalupe Victoria, construído bajo la dirección de Pensiones del Estado en la década de los 60’s. Este edificio lleva alrededor de 20 años en completo abandono. “Pasó de ser una gran promesa de vivienda (pocos espacios en la ciudad tienen el privilegio de contar con una vista tan agradable como lo es el Parque Agua Azúl, estar al cruce de dos avenidas importantes, como lo es la Calzada Independencia y Washington, y sobre todo, formar parte de un espacio único en la ciudad como lo es el Tianguis Cultural en la plaza Juárez) a un emblema de promesas inconclusas y poco interés en materia de viviendas por parte del Gobierno del Estado. (http://goo.gl/tt3KP4) (haz click en la imagen para verla mejor)

En el tianguis cultural encuentras ropa de segunda mano, venta de películas “culturales” piratas, libros usados, rock, mucho pero mucho rock en todas sus vertientes, comida, droga, arte huichol, zapatos, boletos para conciertos locales, áreas para tatuajes, rastas, chachara, comics, manga, sol, gringos, europeos, toquines en vivo, marihuanos, pachecos, lentes, bisuteria, posters, cuadros y, bueno, un sin fin de objetos y personas que probablemente no encontrarías en un tianguis “normal”.

Siempre me extraño porqué le llamaban cultural, quizá lo únco diferente de otros tianguis eran los productos que vendían para un sector de la sociedad: los alternativos. En todo caso, este espacio sabatino es es el punto de encuentro para muchos jóvenes que buscan acercarse a unas costumbres más alternativa de las que prevalecen en la ciudad: punks, metaleros, otakus, mariguanos, cholos, etc.; todos buscando una identidad que los haga, al menos en apariencia, diferentes.

Pachequeando.

_MG_0054

Jóvenes drogados, fauna con la que te puedes encontrar comúnmente en el tianguis "cultural".
Jóvenes drogados, fauna con la que te puedes encontrar comúnmente en el tianguis “cultural”.
Puerco, legendaria banda del movimiento punk en Guadalajara.
Puerco, legendaria banda del movimiento punk en Guadalajara.
En busca de una identidad: jóvenes punks de jalisco.
En busca de una identidad: jóvenes punks de jalisco.
La juventud está en el alma.
La juventud está en el alma.
Danza urbana (Pogo).
Danza urbana (Pogo).

En Guadalajara fue, donde yo me enamoré.

Iba caminando por la Calzada cuando me paró el semáforo. Al otro lado de la calle divisé una pareja besándose sin ningún pudor. El mundo giraba a su alrededor y a ellos les tenía sin cuidado. Tenía la cámara preparada y los enfoqué.

Preludio.
El beso.
Climax.
Epílogo.
Epílogo.

Cuando crucé la calle pasaron junto a mí con esa mirada de drogados por las feromonas. Me pregunté a donde irían, ¿serían amantes? Me dieron esa sensación de que algo escondían. Quizá habían salido de sus casas dejando a sus parejas con cualquier pretexto. Quizá primero irían a comer, después pasarían a las nieves del parque Morelos y después de besarse y agasajarse en el parque, quizá terminarían saciando su deseo en algún motel barato. O quizá simplemente eran dos novios de lo más normales y yo era un viejo amargado y pudoroso.

Guadalajara y su cumpleaños.

Cuenta el mito que Guadalajara, capital de Jalisco, fue fundada un 14 de febrero de 1542. Hoy en mi ciudad no solo hay gente loca comprando la rosa y los chocolates de última hora, sino también hay varias actividades culturales con motivo del cumpleaños de la ciudad. ¡Qué la pases muy bien Guadalajara!

3 leones y un árbol conforman el escudo de armas de la ciudad (el pichón no).
3 leones y un árbol conforman el escudo de armas de la ciudad (el pichón no).
Beátriz Hernández. Cuenta la leyenda que fue la principal causa de que Guadalajara se estableciera finalmente en lo que antes se conocía como el Valle de Atemajac.
Beátriz Hernández. Cuenta la leyenda que fue la principal causa de que Guadalajara se estableciera finalmente un 14 de febrero en lo que antes se conocía como el Valle de Atemajac.
La Catedral de Guadalajara es uno de los principales simbolos arquitectónicos de la ciudad.
La Catedral de Guadalajara es uno de los principales simbolos arquitectónicos de la ciudad.

Una tarde de invierno veraniego.

Hace poco descubrí algunos fotógrafos mexicanos muy buenos. Uno lo conocí en un toquin de hardcore que se había celebrado en lo que cotidianamente era un taller mecánico cerca de la Normal. Al otro lo conocí por este mismo fotógrafo marihuano y hardcorero un día que vi un me gusta desde su perfil virtual a una de las fotos de este segundo fotógrafo. No sé si me di a entender. El caso es que la estética de las fotos de ambos me gustó mucho. Me dije que quería ser como ellos de bueno. Tres cosas en común tenía la fotografía de estos individuos. La primera era el buen uso de la distorsión focal que lograban con sus objetivos y ediciones en photoshop; la segunda los colores y efectos dramáticos que reproducían sus imágenes; y la última que eran del DF. Esto último me resultó interesante. Ambos fotógrafos lograban captar con sus cámaras una estética de la ciudad de México desconocida para mí. Las distorsiones, los colores, el dramatismo de las imágenes, los leit motiv (en uno el submundo del punk, del hardcore, del hip hop; y en el otro el esplendor estético de la gran urbe mexicana, la crítica social, las manifestaciones culturales).

En ellos la ciudad de México se volvía el principal escenario y, a su vez, la gran protagonista de sus retratos (algo así como lo que es la isla de Manhattan para Woody Allen en sus películas). Cuando comencé a tomar fotos pronto me di cuenta que no había modelos esperando a ser retratados, al contrario, mucha gente se molesta, con razón, si le apuntas con un enorme aparato negro que congela el tiempo (dicho así, hasta a mí). Recuerdo que no me había quedado de otra que hacer de los paisajes, monumentos o cualquier otra cosas inerte que no se molestara mis principales modelos. Sin embargo, no me interesaba la típica estética de la fotografía postal, la imagen plana del monumento, del edificio, de la fuente. Estos dos fotógrafos me mostraron la mejor forma de retratar mi ciudad. Por una parte estaba el preciosimo de la ciudad y por el otro el submundo de las tribus urbanas. Las ciudades, todas sin excepción, son feas y bonitas (bueno, quizá sólo München es bonita nomás). De ese contraste resulta un efecto oxímoron que vuelve atrayente cualquier imagen global de la ciudad. El DF me resulta maravilloso desde la mirada de estos dos fotógrafos, y no de la que me muestran, por ejemplo, los noticiarios.

Por ello busco algo similar. Hacer de Guadalajara, o mejor dicho, de la ZMG (zona metropolitana de Guadalajara) mi personaje. No quiero retratos planos, intento otra cosa. Una imagen que rompa con lo cotidiano, con la ciudad aburrida en la que me muevo y a la que estoy destinado a estar por siempre debido a mi malpagado trabajo. Tampoco busco alejarme de lo real, pero quizá sí acercarme a una exageración de lo que son los sitios de esta ciudad.

Estas fotos son del sábado pasado. El cielo indicaba una buena sesión (un cielo de invierno que parece de verano): cumulus mediocris y un azul tenue (los complotistas dirían que esos cielos se logran por las estelas químicas). En mi mente se estaba mascando una panorámica de la segunda glorieta y monumento más representativos de la ciudad (la primera es la Minerva): el Monumento a los Niños Héroes. Tuve que hacer varias tomas y varias horas de prueba y error en la edición. Pero creo que valió la pena.

Monumento a los Niños Héroes

La segunda foto es de la Cervecería del grupo Modelo que está antes de llegar a la glorieta de los niños héroes. A pesar de la edición y del alto contraste, la imagen de la cervecería era espectacular, no muy alejada de la que yo quise ver a través del objetivo. El vapor saliendo del edificio, quizá por la cebada en pleno proceso químico, hizo que se me hiciera agua la boca. Una caguama habría caído bien después de los 20 km que me aventé en bici hasta el lugar.

el manantial de Jalisco

Sigo con la idea de retratar lo mejor posible la ciudad. No quiero seguir con la imagen que me pasa por la cabeza cuando voy parado en el camión, esa ciudad malhecha, caótica, y sentirme en un hoyo miserable. Me gustan estas tardes que aparentan ser algo que no son.